Ayudamos a nuestros clientes no solo a resolver sus problemas organizativos tradicionales, reduciendo costos o aumentando ventas, nos comprometemos con el bienestar de sus personas y partes interesadas cuando expandimos su vida y el proyecto de la empresa.

+52 1 (554) 581 2072

ogerardo@mhservices.mx

Luma Capital. Camino Real de Carretas No. 299 Oficina 507, Fracc. Milenio III, Querétaro.

Conecta con nosotros.

Top

Una perspectiva de 3x3x3 para alinear su visión, estrategia y producto

Un escrito originalmente creado por Ash Maurya.

Author of Running Lean, Scaling Lean, and Creator of Lean Canvas – Helping Entrepreneurs Find Their Business Model @LEANSTACK.

Estoy seguro que te has encontrado con la plática de TED dada por Simon Sinek en el Golden Circle donde habló de cómo los grandes líderes se comunican diferente– liderando primero con su por qué (o su propósito), después describiendo su cómo (o propuesta única de valor), y finalmente describiendo qué harán.

Me parece que el Círculo Dorado es igual de aplicable a la hora de deconstruir o trazar una nueva idea o aventura – mapeando muy bien la visión, la estrategia y la pirámide de productos con la que probablemente también te hayas topado.

El error de muchos emprendedores es apresurar la pirámide y enamorarse del producto prematuramente. Éste es el clásico ejemplo del enfoque “construye primero” o “solución primero” donde se tiene la tendencia de liderar con lo que están construyendo (producto) en lugar de tomarse tiempo requerido que se necesita, para antes que nada tener la visión (por qué) y la estrategia (cómo) en orden.

La Visión y Estrategia son piezas fundamentales, si no se cuenta con ellas hasta un buen producto no podría sostener el peso de su mercado.

El reto, obviamente, es que la visión, la estrategia y el producto tienen variantes y perspectivas de tiempo bastante borrosas– haciendo un reto de mantenerlas alineadas y de forma que sean ejercidas de manera simultánea.

En este artículo, resumiré la perspectiva 3x3x3 que usamos en LEANSTACK para conectar nuestra visión, estrategia y decisiones de producto.

Primero, ten tu “por qué” en orden

“Si no sabes a dónde estás yendo, cualquier ruta te lleva ahí”<br /> -Lewis Carroll, Adaptado de Alicia en el País de las Maravillas

—-+ Hace algunos años conocí un accelerator a un equipo joven startup en Chile, unos meses después los vi asistir a otro en Dinamarca. Y finalmente en un tercero en Estados Unidos. Fue ahí cuando me senté con ellos y les recomendé que reconsideraran su enfoque. Era claro que no era problema entrar a accelerators, pero sí tenían complicaciones saliendo de ellos. Fallaban en conseguir inversiones en todos los accelerators a los cuales asistían, y no había avance en el desarrollo de la idea. La estrategia del uso de Accelerator-surfing claramente no estaba funcionando, y los fundadores verían más resultado volteando o reseteando su idea.

Mucha gente no invierte el tiempo necesario pensando en el “por qué”, ya que puede ser un ejercicio bastante pesado y hasta a veces incómodo. Pero empezar sin un “por qué” es similar a irse en un viaje sin mapa o destino en mente. Mientras puede ser muy emocionante y denota un ambiente de aventura, esto puede convertirse rápidamente en una aventura sin motivo claro, y así terminar vagando– especialmente si cada fundador tiene un destino visualizado diferente al otro.

Cuando piensas en el por qué ayuda a de-construir la meta en dos partes: el propósito y un criterio mínimo de aceptación. (Si estás familiarizado con OKR’s verás una muy buena línea paralela.) OKR es el acrónimo para “Objetivos, Clave de Resultado, y es un framework para la definición de metas desarrollada por Intel, y ahora usada en numerosas compañías tales como Google, LinkedIn y Uber.

Funciona primero haciéndote recalcar tus ambiciones de metas cualitativas (objetivos), y después definiendo métricas cualitativas más específicas para medir tus metas (usando Resultados Clave o Key Results).

Veamos cómo puedes aplicar esto a tu “por qué”.

Cualitativas: ¿Por qué existen?

Para que entiendas tu propósito, primero considera el siguiente cuestionamiento:
“¿Qué cosa te gustaría lograr con este proyecto, además de dinero?”

Piensa en los segmentos del cliente que te gustaría servir y ¿por qué? ¿Cuál es el problema o trabajos que te gustaría resolver para ellos? ¿Solucionar estos problemas daría un impacto suficientemente significativo en sus vidas? ¿Qué hay ahí para ti?

Cualitativas: ¿Cómo mides este impacto?

Es aquí donde las cosas se tornan un poco confusas. En lugar de tratar de estimar el máximo potencial positivo de la idea (lo cual es casi imposible de estimar eficientemente), mejor concéntrate en tu criterio mínimo de éxito.

Tu criterio mínimo de éxito es el pronóstico más pequeño que denominaría tu idea cómo un éxito a 3 años de hoy.

Algunos ejemplos:

  • Vender 100,000 copias de un libro en 3 años
  • Lograr $10M en ingresos anuales en 3 años
  • Asistir en el inicio 1M de startups en 3 años

Si tienes tú versión a más de 3 años (lo que deberías) concéntrate en solo los primeros 3 años. Nadie te va a infraccionar por tener y consultar tus metas o visiones a futuro. El no tener metas a futuro es lo que te meterá en problemas garantizados.

Creo que 3 años es un lapso de tiempo apropiado para poder tener una cantidad suficiente de ideas más allá del producto y del mercado al que pueda encajar, ser escalado dentro de lo que podemos intentar predecir de forma significativa. Este es el primer “3” dentro de la perspectiva 3x3x3.

He cubierto lo pasos de forma detallada sobre cómo poder determinar tú Criterio Mínimo de Éxito en mi libro: Scaling Lean. También he escrito sobre eso aquí.

Siguiente, formular todos los posibles “cómo” para lograr tu “por qué”

“La esencia de toda estrategia es elegir qué no hacer” –Michael Porter

Con el destino aproximado definido, el siguiente paso sería determinar un plan de trabajo viable potencial para llegar ahí. Demasiados emprendedores sobre-piensan acerca de “escalar los riesgos” desde el día uno, lo que procede siendo situado erróneamente en la línea de prioridades, y así, resultando una de las primordiales razones por lo cual numerosos starups llegan a su fin (y proyectos de innovación). Mientras que deberías hacer borradores/bocetos una estrategia para alcanzar tu destino, no puedes permitirte implementarla desde el día uno.

Un enfoque más efectivo es darte a ti mismo permiso de medir las etapas– especialmente 10X, lo que es algo de lo que he escrito también anteriormente aquí.

Un buen plan de trabajo debería llamar la atención en los logros significativos que te den resultados a lo largo del proceso. Éstos no solo te ayudan a poder registrar tu proceso, pero también para informar de estrategias (cómo) podrías emplear para llegar a tu destino.

Al igual que su por qué, sus “cómo” también tienen componentes cualitativos, cuantitativos y de temporización. Recomiendo que todas sus estrategias se ajusten a 90 días o 3 meses, que es la cantidad máxima de tiempo que le da para tomar una decisión de pivote (cambio de rumbo), perseverar (doble o nada) o reiniciar (eliminar la estrategia). Este es el segundo “3” en la perspectiva de 3x3x3.

Ejemplo:
Cualitativo: Lograr el ajuste de la solución del problema
Cómo: Usar una oferta de la mafia (entrevistas de problemas/soluciones)
Cuantitativo: Iniciar 30/pruebas al mes
tiempo asignado: 3 meses

Por último, pruebe sus “cómo” de forma iterativa

“Si no está de acuerdo con el experimento, está mal.” –Richard Feynman

El Lean Startup realmente brilla al probar grandes ideas usando experimentos de aditivos pequeños y rápidos usando el ciclo build-measure-learn. Pero no basta con hacer experimentos.

Necesita priorizar sus experimentos basándose en dónde se encuentra con respecto a su mapa de ruta, y ajustar continuamente sus experimentos basándose en el ciclo de retroalimentación de aprendizaje de sus experimentos y métricas.

Por esta razón, sólo bosquejamos los resúmenes de los planes de validación de alto nivel desde el principio para nuestras estrategias de 3 meses y dejamos que los detalles reales se revelen durante las 3 semanas de nuestras iteraciones de lean sprint. Sí, este es el último “3” en la perspectiva de 3x3x3.

¿Por qué 3 semanas? Viniendo de un contexto ágil/scrum, ya estábamos ejecutando dos semanas de sprints de construcción. Simplemente añadimos una semana extra para medir y aprender que nos pareció bastante fácil de incorporar sin demasiados gastos adicionales.

Si quieres aprender más sobre la mecánica de ejecutar LEAN Sprints, echa un vistazo a este post.

La perspectiva 3x3x3

El siguiente gráfico resume la perspectiva de 3x3x3 junto con algunas de las herramientas y artefactos que utilizamos.

Es importante destacar que el viaje hacia arriba de la pirámide nunca es un viaje directo, sino que está plagado de varias búsquedas de exploración arriba y abajo de la pirámide que informan su visión, estrategia y producto que están estrechamente entrelazados.

La razón por la que enfatizo tanto el tiempo es que el tiempo es nuestro recurso más escaso. A diferencia de otros tipos de recursos, el tiempo sólo se mueve en una dirección.

Por lo tanto, al establecer tu propia historia de progreso, considera estas 3 perspectivas:

  1. ¿Cuál es su meta aproximada de 3 años – propósito y criterios mínimos de éxito?
  2. ¿Cuál es su objetivo de 3 meses y cómo prevé alcanzarlo – plan y estrategia de validación?
  3. ¿Qué vas a hacer en las próximas 3 semanas para probar tus estrategias – experimentar y realizar sprints?

Ahora, el aterrador panorama

Visualizando este recorrido en unidades de sprints, obtenemos esto:

Sólo tienes ~48 sprints para pasar de la idea a la escala inicial, que es mucho más rápida de lo que esperas. Así que asegúrate de hacer que cada uno cuente.

Share
No Comments
Add Comment
Name*
Email*
Website

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, De click al enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies